miércoles, 25 de marzo de 2015

Tuitazo contra la desigualdad





Por Jesús E. Muñoz Machín 

Desde el viernes 20 de marzo aparecen en las redes sociales mensajes que aluden a la desigualdad económica en el mundo. ¿Protagonistas? Personas de todos los continentes que se hacen eco de la Campaña Iguales: es hora de cambiar las reglas, lanzada en octubre de 2014 por la organización no gubernamental OXFAM Internacional.

América Latina fue centro de los comunicados publicados este fin de semana en Twitter, Facebook y otros espacios de intercambio web. En esas plataformas digitales se dieron a conocer datos extraídos del Banco Mundial, según los cuales solo 32 personas de la región poseen tanta riqueza como la mitad de la población.


Del 16 al 18 de marzo se realizaron llamados similares en Europa, Asia y África, respectivamente. De igual modo, se visibilizó el siguiente mensaje global: “En 2016 el uno por ciento más rico de la población mundial poseerá más riqueza que el 99 por ciento restante”.



Mapa de la desigualdad.
Winnie Byanyima, directora ejecutiva de la organización no gubernamental OXFAM Internacional, señaló en el lanzamiento de la campaña que “la desigualdad dificulta el crecimiento económico, corrompe la política, limita las oportunidades y alimenta la inestabilidad, mientras exacerba la discriminación, especialmente hacia las mujeres”.

Para disminuir esas brechas económicas y sociales surge Iguales…, iniciativa desde la que se exige a líderes y lideresas mundiales un trato justo para las personas más pobres y comprometerse en la lucha por erradicar las desigualdades en todas sus manifestaciones. Entre las personalidades internacionales que se han sumado a los reclamos se encuentran los Premios Nobel de la Paz Kofi Annan y Joseph Stiglitz, ganador de igual reconocimiento entre los economistas.

Oxfam-Programa en Cuba acompañará las demandas globales, amparada en su experiencia de 21 años de trabajo en el fomento de la participación y el desarrollo local con equidad, en áreas como el apoyo a la implementación de sistemas alimentarios justos y sostenibles, risilencias y adaptación al cambio climático. La justicia de género también constituye un eje transversal en cada proyecto.

Como se planteó en un trabajo anterior publicado en esta página web, en Cuba tenemos nuestros propios retos.

Las nuevas transformaciones económicas, sobre todo aquellas asociadas a la inversión extranjera, la experimentación con las cooperativas no agropecuarias y la potenciación del trabajo por cuenta propia, imponen nuevos desafíos al sistema fiscal cubano.

Igualmente hay que mantener atenta la mirada hacia las dinámicas poblacionales, con énfasis en los asentamientos rurales y urbanos que presentan un desarrollo desigual.

Asimismo, apremia erradicar el tradicional enfoque patriarcal de la economía, para que hombres y mujeres accedan de manera equitativa a los beneficios económicos que permiten producir y reproducir la vida.