miércoles, 21 de junio de 2017

Las verdades ocultas de María, Adriana y todas las demás


Fotograma de Oculta, dirigido por Jessica Franca Artigas.
Oculta (2017), el más reciente audiovisual de Jessica Franca Artigas, se adentra en el universo femenino y se apropia del lenguaje audiovisual para establecer más equidades y menos jerarquías.

Por Mayté Madruga Hernández

Cuando Camionero (2012) llegó a la Muestra Joven, de pronto todos los asistentes descubrieron que detrás de las canciones de la trova y de los recuerdos idealizados de aquellos años en las escuelas vocacionales o los preuniversitarios en el campo, se escondían historias de bullying, burlas, acoso. Que mientras a muchos les parecía gracioso burlarse del “flojo” del aula o de la que hablaba menos, en realidad esto constituía un irrespeto a la diferencia, a la equidad. Muchas historias y anécdotas comenzaron a resurgir a raíz del cortometraje de Sebastián Miló.

Cinco años después llega Oculta, un corto de Jessica Franca Artigas, quien ya no resulta una artista novel, ni desconocida, pues a partir de sus anteriores trabajos: Pas de deux e Ida y Vuelta, Franca se posicionó como una de las realizadoras con más historias y habilidades narrativas del momento.

Oculta pudiera parecer a primera vista Camionero en su versión femenina, pero me niego a reconocerlo como tal. Primero, porque sería simplificar, mediante el recurso de la comparación, dos materiales que tienen mucho que decir por sí solos; y segundo, porque la poética de la directora tiene pautas claras y un discurso marcadamente feminista, sea esto último de su total aceptación o no.

martes, 20 de junio de 2017

VASECTOMÍA Y MASCULINIDAD, ¿ACEITE Y VINAGRE?



Nota del editor del blog: Este artículo, publicado en 2014 en el periódico Vanguardia aún tiene total vigencia. Interesante y cuestionador de la masculinidad hegemónica y de cómo los prejuicios y los estereotipos que rodean la sexualidad de hombres y mujeres, repercuten negativamente en aspectos importantes de la cotidianidad de una pareja y/o familia.

Por Liena María Nieves Portal

Nadie se percata, pero hace mucho que a ella le preocupa más su integridad física que el placer del hombre con quien ha compartido más de la mitad de su vida. Cuarenta y tres años sobre este mundo, dos hijos adolescentes, cinco abortos inducidos y una premenopausia, que, a ratos, la deprime y le advierte que las maravillas de las cuatro décadas solo brillan en la letra de una canción, son motivos suficientes para exigirle una tregua a los hábitos de un matrimonio que solo complace a una mitad de la naranja.

Lo probó todo, pero nada parece contener una fertilidad que se torna más indomable que los saltos de agua del Niágara, y el acto hermoso al que tiempo atrás se entregaba tras el más mínimo chispazo de atracción, hoy se convierte en una ruleta rusa predestinada a acertar, una y otra vez. Sin embargo, él la desea, y tanto, que está dispuesto a mimarla en las horas de dolor y malestares que sobrevendrán tras la cirugía.

Considera que es lo mejor para ambos, y por el camino que han tomado las cosas, la ligadura despunta como la única vía para reivindicar el sexo como un momento de placer.

El consenso resulta casi unánime a la hora de elegir a la mujer como la candidata ideal a responsabilizarse por el control de la natalidad, dado que, evidentemente, somos las mujeres quienes asumimos los riesgos del embarazo y el parto, o, de lo contrario, de abortos inducidos que ocultan más espinas que rosas tras la pretendida «solución». De hecho, muchas proyectamos este paso con años de antelación, previendo, sobre todo, las jugarretas hormonales del climaterio, que a tantas damas maduras las han sorprendido con maternidades otoñales.

jueves, 8 de junio de 2017

5 formas en que los hombres pueden contribuir a la equidad de género


La equidad no es una lucha exclusiva de las mujeres. El machismo nos afecta a todos, también a los hombres y, por lo mismo, también los hombres puede contrubuir a alcanzar la equidad para vivir en una sociedad más justa y pacífica. Si te has preguntado de qué forma puedes involucrarte, estas son cinco acciones que puedes emprender para sumarte al cambio.

1. Involúcrate en las labores domésticas y de cuidado.
Las labores como limpieza, alimentación y cuidados han sido históricamente relegadas a las mujeres; sin embargo, son responsabilidad de todos. La equidad comienza por los pequeños actos cotidianos; hazte responsable y colabora equitativamente en las tareas de tu hogar.

2. No celebres los chistes o comentarios misóginos.
¿Tus amigos hacen chistes sexistas o que denigran a las mujeres? ¡No los celebres! No necesitas aleccionarlos, simplemente hazles saber que no encuentras gracia en denostar a las mujeres o en tratarlas como objetos. Quizá se burlen de ti, igual que se han burlado de las mujeres por años, ¿en serio son tus amigos?

3. Reconoce el trabajo de las mujeres a tu alrededor. Deja que tu coworker, que todo el mundo menosprecia, dé su punto de vista en las juntas; dale las gracias a la señora que se encarga de la limpieza de tu casa y oficina, no es invisible. Agradece también a todas las mujeres cuyo trabajo te ha permitido a ti desarrollar el tuyo.

4. No sexualices a las mujeres y respeta sus decisiones. Las mujeres son personas, no sólo objetos para tu placer y contemplación. No todas quieren seducirte o necesitan que apruebes su aspecto físico; guárdate tus comentarios sobre su aspecto o lo que decidan hacer con su vida sexual. Lo mejor que puedes hacer es aprender y reflexionar acerca del consenso.

5. No hagas mansplaining. El mansplaining (o en su castellanización: manxplicar) se refiere al fenómeno en el que los hombres tratan de "explicar" o corregir a las mujeres respecto de cualquier cosa sin que nadie se los haya solicitado, para demostrar que ellos siempre saben más. Muchos hombres ni siquiera saben que son manxplicadores hasta que lo hacen consciente.

Tomado de: https://www.harmonia.la/medio_ambiente/5_formas_en_que_los_hombres_pueden_contribuir_a_la_equidad_de_genero

lunes, 5 de junio de 2017

El pescador, un cortometraje cubano sobre el amor paterno


El Pescador obtuvo cinco premios (especial del jurado, mejor cartel, producción, fotografía y actuación masculina,) en la 16 Muestra Joven ICAIC, efectuada el pasado mes de abril.

El filme, dirigido por la joven cineasta Ana Alejandra Alpízar, explora las contradicciones entre las posibilidades económicas de un padre y los sueños de su hija.

La Habana- Una historia colmada de silencios, soledad y monotonía y que narra los sacrificios de un padre para cumplir los sueños de su hija, llega a la gran pantalla en el filme El pescador (2017), de la realizadora Ana Alejandra Alpízar.

Ganador de cinco premios en la 16 Muestra Joven del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) de 2017, el cortometraje de 15 minutos tuvo una proyección especial, el pasado 30 de mayo, en el espacio Cine bajo las estrellas.

“La forma de vivir de los pescadores depende mucho del destino, de elementos que van más allá de sus capacidades, porque salen al mar y no saben lo que encontrarán ese día”, dijo Alpízar a la Redacción IPS Cuba, en el cine debate organizado por la Embajada de Noruega en La Habana, los últimos martes y miércoles de cada mes.

Red coordinada desde Cuba elabora metodologías propias


En el encuentro se analizaron los posibles contenidos, como los conceptos básicos relacionados con el tema, entre ellos, género, masculinidades, violencia por motivos de género y estereotipos. Foto: IPS-Cuba
Es la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades, que tiene experiencias previas con el manual Masculinidades en movimiento (2009). 

La Habana- Qué se quiere, cuáles contenidos incluir, cómo hacerlo práctico y atractivo visualmente, fueron preguntas a las que jóvenes profesionales de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM) dieron respuesta para comenzar a elaborar productos para al trabajo con hombres sobre masculinidades.

El taller creativo “Masculinidades por la No violencia”, realizado en mayo pasado en La Habana, forma parte de las acciones de la RIAM en alianza con la campaña Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, con el apoyo del Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Cuba y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude).

La iniciativa persigue la elaboración de un grupo de productos comunicativos para el trabajo de sensibilización con grupos de hombres, a partir del aporte creativo de jóvenes de la RIAM que durante los últimos 10 años despliegan un trabajo por la no violencia de género en Cuba.