jueves, 27 de agosto de 2015

Otorgan Premio ÚNETE a la FMC



Día Naranja por la NO VIOLENCIA.

Cuarenta y ocho horas después del 23 de agosto, fecha en que más de cuatro millones de mujeres festejaron los 55 años de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), la organización volvió a ser agasajada, esta vez con el Premio ÚNETE al compromiso con la Igualdad y la No violencia de Género, otorgado por el Sistema de Naciones Unidas (SNU) en la nación caribeña.

La habanera librería Alma Máter fue el espacio propicio para reconocer el trabajo de la FMC “a favor de la igualdad de mujeres y hombres y en la promoción del empoderamiento económico y público de las cubanas”, según suscribe el comunicado oficial.

Myrta Kaulard, coordinadora residente del SNU en la Isla, entregó la distinción a la Secretaria General de la organización femenina, Teresa Amarelle Boué, quien agradeció en nombre de los más de cuatro millones de mujeres afiliadas.


“Este es un reconocimiento a la capacidad que hemos tenido para adaptarnos a diferentes circunstancias y en cada una de ellas seguir realizando el trabajo para apoyar a las mujeres y las familias”, afirmó Arelys Santana, segunda secretaria de la FMC.

El premio forma parte de las iniciativas de la Campaña “ÚNETE Latinoamérica para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas”, y se concibe como reconocimiento a las instituciones, organizaciones, redes y personalidades, cuyo trabajo promueve la igualdad y la no violencia por razones de género.

El certificado entregado a la FMC estuvo acompañado de una obra confeccionada en vidrio por las jóvenes Adriana de la Nuez e Irena Martínez, graduadas de la Escuela de Oficio “Gaspar Melchor de Jovellanos” y estudiantes del Colegio Universitario de San Gerónimo.

Para conferir la distinción también se tuvo en cuenta que desde el 23 de agosto de 1960, junto a las acciones para empoderar a las mujeres, la FMC también ha favorecido el trabajo con los hombres.

Como evidencia de la labor conjunta de federadas y hombres en la búsqueda de una sociedad más equitativa e inclusiva se presentaron los libros “Letra con Género. Propuesta para el tratamiento de la violencia de género en los medios de comunicación” y “En busca de un espacio: historia de mujeres en Cuba” de la periodista Isabel Moya Richard y el historiador Julio César González Pagés, respectivamente.

Moya Richard y González Pagés trabajan desde hace más de una década en diversos espacios académicos y de activismo dedicados a visibilizar las temáticas de género.

“No se puede escribir, hablar o dirigir sin conocer a profundidad los procesos y este texto señala precisamente que las cubanas han sido imprescindibles en el devenir histórico de la nación”, apuntó Moya Richard en referencia a la obra de González Pagés.

El profesor, por su parte, también reseñó algunos de los valores del volumen de la comunicadora. “Es un texto que llega después de un camino transitado, pero cuando más falta hace una herramienta cómoda para trabajar la violencia de género en los medios cubanos”, expresó.

A su juicio, estamos en presencia de un libro comprometido con nuestra realidad, que no evade un problema tan polémico y complejo como la violencia. “Es un libro aplicado al contexto social cubano”, puntualizó.

Entretanto, Moya rescató que el manual “Letra con género…” es resultado de un trabajo colectivo entre la Editorial de la Mujer y muchas otras personas y organizaciones, incluida la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM). “El material cuenta con un interesante aporte desde la visión de las masculinidades, que nos ayuda a entender que también se representa a los hombres de una manera estereotipada”, acotó.

Al respecto, González Pagés precisó que el fortalecimiento de las indagaciones centradas en las vivencias de los varones ha sido posible por la vocación inclusiva de la FMC. “En muchos lugares llama la atención cómo en Cuba existe tanta afinidad entre un grupo de masculinidades y una organización de mujeres”, comentó.

El fundador y actual asesor de la RIAM explicó que los espacios de intercambio y formación en nuevas masculinidades han logrado mayor visibilidad e impacto social gracias al acompañamiento de las federadas en todo el país.

De igual modo, otros criterios reflexionaron sobre la trascendencia de la organización femenina más allá de la Isla.

“Falta una arista de la historia por investigar y publicar, y es la referida a la importancia de la FMC en el contexto de América Latina. Habría que rescatar cuánto y cómo sirvió de referente a organizaciones y movimientos sociales en el continente y el mundo, sobre todo los liderados por mujeres”, subrayó Ana Lucía D´Emilio, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

La entrega del Premio ÚNETE a la FMC se hizo coincidir con el Día Naranja, acción que se celebra los días 25 de cada mes para mantener el activismo por la no violencia durante todo el año.

Por ello, y como parte de la jornada de activismo, jóvenes del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) realizaron acciones para promover cultura de paz en zonas aledañas a la librería Alma Mater.

La Campaña “ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres” surgió en febrero de 2008 por iniciativa del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

La actividad de este 25 de agosto contó con el apoyo de la Editorial de la Mujer, el Sistema de Naciones Unidas en Cuba, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y Oxfam en Cuba.