jueves, 24 de abril de 2014

Haydée Hernández Castro: Semblanza a una campeona



La softbolista pinareña Haydeé Hernández Castro ha permanecido por más de tres décadas ligada al deporte. A los 48 años de edad, la estelar atleta aún recibe elogios por desempeño como jugadora.


Por Jesús E. Muñoz Machín
Fotos: Alaín Tellería Pino

Más de treinta años dedicados al softbol, 19 de ellos como integrante de la selección nacional es un palmarés envidiable. Con esos méritos, Haydeé Hernández Castro puede decir adiós al llamado deporte de “la bola blanda” con la confianza de que será extrañada por la afición. Sin embargo, la laureada atleta aún prodiga maestría deportiva en el terreno.

Mucho tiempo ha transcurrido desde aquella primera vez que tomó un guante y un bate en sus manos, en la Escuela de Profesores Educación Física de Pinar del Río. Lejanos también parecen sus goles en las canchas de balonmano, disciplina que practicó en los años ochenta y en la cual participó en los Juegos Panamericanos de Indianápolis 1987, en Estados Unidos. Su excelente físico le permitió practicar ambos deportes de manera simultánea hasta 1989.

De casta le vienen a esta pinareña, nacida el cuatro de febrero de 1966, en el municipio de Guane, sus habilidades deportivas. En su familia también descollaron futbolistas, peloteros y, especialmente, el boxeador Juan Hernández Sierra, doble subcampeón olímpico y cuatro veces titular del orbe.

Haydeé fue líder indiscutible de los equipos pinareños que a finales de los ochenta y durante la década de los noventa disputaban los puestos de avanzada en los campeonatos nacionales. Pero también ha sido referencia en épocas menos halagüeñas como el último lustro.

En torneos nacionales ha destacado siempre como excelente bateadora. En ellos atesora títulos individuales en los departamentos ofensivos más importantes: jits, jonrones, carreras impulsadas y anotadas, average y slugging, además de ser seleccionada en varias oportunidades como jugadora más valiosa.

Con “el equipo de las cuatro letras” –Cuba- debutó en el Torneo Internacional Primavera, efectuado en Italia, en 1986. Desde entonces participó en tres Juegos Centroamericanas, cuatro Panamericanos, dos Campeonatos del Mundo y casi una decena eventos continentales y regionales.

Pero entre todos los torneos internacionales, rememora especial cariño su participación en los Juegos Olímpicos de Sydney, Australia, en el año 2000. En la Isla Continente, el softbol cubano concretó su única participación en justas bajo los cinco aros.

En el 2005 Haydeé culminó su ciclo en el equipo nacional. Un año después la eligieron para colaborar en Venezuela, donde brindó sus conocimientos y experiencia durante casi cuatro años. En tierras morochas entrenó a equipos escolares, juveniles y de mayores del estado Carabobo.

De regreso a la más occidental de las provincias cubanas se incorporó a trabajar al Combinado Deportivo “Guamá”, en el que entrena a niñas de 11 y 12 años. Entusiasta y dedicada, se empeña en rescatar la gloria del softbol vueltabajero y aprovecha cada jornada para mantener la forma deportiva. En 2013 disputó el campeonato nacional y, seguramente, la veremos en la próxima edición, prevista para disputarse en febrero de 2014.

Haydeé Hernández Castro parece burlarse de Cronos, dios del tiempo. A pesar de las libras de más, todavía infunde respeto a las lanzadoras rivales. A los 48 años de edad, la mejor softbolista pinareña de la historia continúa recibiendo elogios en cada salida al terreno de juego.