martes, 29 de abril de 2014

Género y Comunicación: conquistar espacios (II Parte)





Por Jesús E. Muñoz Machín

Fotos: Jorge Camarero Leiva

La oncena edición del Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación se aproxima. Del 28 al 30 de mayo se reunirán en La Habana delegados y delegadas de Cuba y otra decena de naciones con el objetivo de dialogar y debatir sobre los retos actuales para producir una comunicación inclusiva.

Previo al evento central se han desarrollado tres encuentros regionales y uno dedicado a los medios de prensa con cobertura nacional, todos con el auspicio de la Unión de Periodistas de Cuba, la Federación de Mujeres Cubanas, la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, además de contar con el acompañamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la también ibérica Fundación Mundubat.

Acerca de lo acontecido en el oriente y centro del país reflexionamos en la primera parte de este trabajo. Ahora, ofrecemos valoraciones acerca del encuentro realizado en Pinar del Río, con participación de profesionales de Matanzas, Mayabeque, Artemisa, el municipio especial Isla de la Juventud y los medios provinciales de la capital.

En el evento se presentaron casi un centenar de trabajos, organizados en cuatro comisiones -Prensa Escrita y Digital, Audiovisual, Radio y Ponencias-. El número de propuestas favoreció la variedad temática, con tópicos como socialización de niños y niñas a través del juego, visibilidad de las mujeres en oficios no tradicionales, proyectos socioculturales, además de los osados sexualidad en la tercera edad, masturbación y transformismo.

Asimismo, los trabajos mostraron diversidad en cuanto a soportes y géneros, sobre todo en radio y televisión, donde concursaron programas de orientación, revistas variadas, entrevistas, crónicas, reportajes, minidocumentales, testimonios, etc. Como en los encuentros anteriores, el debate fue intenso y los productos comunicativos suscitaron interesantes valoraciones críticas.

La doctora Isabel Moya Richard (izquierda), directora de la Editorial de la Mujer y la cantante feminista Rochy, en la inauguración del evento.
Además de ser un espacio de intercambio y socialización de experiencias, el evento posibilitó que se tendieran puentes entre profesionales integrados a los procesos de capacitación y personas que se acercaron por primera vez a los temas de género.



Más allá de lo propuesto inicalmente se logró establecer un diálogo entre las investigaciones en Ciencias de la Comunicación y estudios de género en otras áreas de las Ciencias Sociales, potenciados desde la Universidad Hermanos Saiz de Pinar del Río.

De igual modo, se fomentó la participación de estudiantes de quinto año de Periodismo de la sede universitaria pinareña, próxima a celebrar su primera graduación de profesionales de la comunicación. Las tesis de diploma presentadas abordaron la construcción de género en el periodismo deportivo y cultural en los medios de comunicación locales, así como los costos de la masculinidad hegemónica para los hombres (proyecto de documental), temas sin antecedentes investigativos en la occidental provincia.

No obstante lo meritorio del evento, nuevamente se insistió en la necesidad de no asociar la temática con "cosas de y para las mujeres" y entenderlo como una categoría útil para estudiar las relaciones entre los seres humanos.

Al respecto, se exhortó a trascender la visibilización de la mujer en diversas esferas, y problematizar sobre temas tabú en la sociedad, así como trabajar más desde la implementación de estrategias de comunicación.

Entre tópicos y enfoques más consolidados, propuestas novedosas y la demanda de abrir el diapasón hacia otros espacios, el encuentro reafirmó la pertinencia del debate y el intercambio.

Mucho se ha realizado, más falta por conquistar.

Continuará…