lunes, 9 de enero de 2017

Las inequidades marcan también la innovación agropecuaria cubana


Camajuaní sobresale en la producción de caña, tabaco, cultivos varios y la ganadería. Foto: Jorge Luis Baños/ IPS
Un estudio enfocado en el municipio Camajuaní, en la región central de Cuba, refleja que mujeres y jóvenes continúan con escaso protagonismo.

La Habana.- Inequidades de género y escaso protagonismo juvenil marcan los procesos de innovación agropecuaria en el municipio Camajuaní, ubicado al noreste de la provincia Villa Clara, en la región central de la nación caribeña.

A esa conclusión llegaron las investigadoras Annia Martínez, de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (UCLV), y Niurka Pérez, de la Universidad de La Habana, autoras del artículo científico La innovación agropecuaria en Camajuaní: ¿inequidades y contradicciones?.
La indagación, realizada desde un enfoque sociológico, tuvo en cuenta aspectos como el sexo, edad, resultados de los procesos innovadores y clasificación de los mismos, tenencia de tierras, nivel de escolaridad, tipo de producciones agropecuarias, entre otros elementos válidos para caracterizar a un grupo de 39 productores y productoras.

Según el estudio, publicado en el número cuatro de 2016 (octubre-diciembre) de la revista Centro Agrícola, de la UCLV, la distribución social de las innovaciones agropecuarias evidencia que “solo el 7,69 por ciento representa a las mujeres y el 5,13 por ciento a los jóvenes menores de 35 años”.

Para las autoras, “tales vulnerabilidades favorecen la feminización de la pobreza y atentan contra la sostenibilidad de la cultura agraria”.

Al respecto, subrayaron que “la innovación agropecuaria se encuentra afectada por las contradicciones de permanecer desentendida de las innovaciones sociales”, además de ponderar excesivamente las cuestiones económicas y no contar con un sistema local institucionalizado.

“La carencia de una estrategia no permite planificar, organizar, controlar, estudiar y potenciar la innovación agropecuaria en el municipio orientada a empoderar diferentes grupos sociales, desde la concientización, la sostenibilidad y la diversidad productiva”, apuntaron en el artículo.

De igual modo, resaltaron que si los procesos “se intencionan desde la equidad de género y edad constituyen una oportunidad para reducir las brechas sociales, sin embargo, el propio sello competitivo y renovador de la innovación, socava la sociedad en un contradictorio progreso permeado de desigualdades sociales”.
Según las especialistas, “no basta con crear y trasmitir productos o prácticas nuevas sino también sensibilizar a los protagonistas del amplio diapasón de beneficios”. Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

A juicio de Martínez y Pérez, “no basta con crear y trasmitir productos o prácticas nuevas y favorables, sino se logra madurar su concepción, consolidar los argumentos y sensibilizar a los protagonistas del amplio diapasón de beneficios”.

Asimismo, señalaron que “la innovación agropecuaria, más que un instrumento de subsistencia individual (…), debe instituir en el orden del desarrollo agrario, rural y local, un sistema engranado a otros mecanismos innovadores en lo organizacional, institucional y social”.

Por otra parte, las investigadoras resaltaron que la totalidad de las personas consultadas reconoció los beneficios de las innovaciones, “sus resultados positivos y que valorizan su connotación, pero no poseen conocimientos del tema”.

También afirmaron que a pesar de la existencia de proyectos dirigidos a impulsar la innovación agropecuaria en el sector cooperativo, “más de la mitad no conocen ni desarrollan las etapas básicas de la innovación en general”.

Como aspecto positivo, el estudio recabó que la agroecología continúa “como actividad y saber perenne” y “posee el mayor peso entre las prácticas innovadoras” de Camajuaní, debido a la aplicación de conocimientos novedosos favorables para las diversas producciones y el medio ambiente.

Además, ponderó que se han logrado “resultados nuevos en la mecanización agropecuaria y el confort pecuario en cultivos varios, ganadería y aves”.

A su vez, el texto develó que “los cultivos industriales (café, caña y tabaco) representan la línea menos innovada”. (2017)

Tomado de: http://www.ipscuba.net/genero/las-inequidades-marcan-tambien-la-innovacion-agropecuaria-cubana/