lunes, 29 de junio de 2015

Maliyn Solaya, cineasta comprometida con la no violencia



Imagen tomada de IPS.

Marilyn Solaya recibió el premio ÚNETE de manos de Myrta Kaulard, coordinadora residente del SNU en Cuba. 


Por Jesús E. Muñoz Machín

La realizadora cubana Marilyn Solaya recibió el premio Únete, “al compromiso con la igualdad y la No violencia de Género”, entregado por primera vez este 26 de junio en la Casa del Festival de Cine, en La Habana.

Como parte del Día Naranja por la no violencia, el Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Cuba reconoció los aportes de la película Vestido de novia al proponer el “cuestionamiento de la cultura patriarcal y sus mecanismos para afianzar el poder de la masculinidad hegemónica”, según afirma el comunicado socializado a la prensa.

La historia de amor entre Rosa Elena (Laura de la UZ) y Ernesto (Luis Alberto García) es mero pretexto para reflexionar sobre la violencia de género en la Cuba de los años 90 del pasado siglo, y nos interroga sobre avances y retrocesos en el camino hacia la igualdad entre mujeres y hombres.


Rosa, un transexual reasignado, y Ernesto (ingeniero de la construcción) intentan ser felices en un contexto donde prima la doble moral, la envidia, la homofobia y la transfobia.

Desde el sufrimiento, el audiovisual nos habla de la apuesta por el amor y el cambio en los personajes principales. La obra enfatiza en las complejidades de una sociedad donde el machismo limita a los seres humanos.

Marilyn Solaya afirmó que Vestido… “no es una película turística, sino comprometida, necesaria, con mucha pasión y con mucho respeto”.

La cinta tuvo como antecedente el documental En el cuerpo equivocado, que narra la vida de Mavi Susel, la primera transexual favorecida con una reasignación genital en Cuba.

“Fueron casi diez años entre investigación, escritura del guión y luego la filmación de la película”, explicó Solaya.

La realizadora feminista refirió que sus motivaciones aumentaron cuando entendió que “Mavi había solucionado el problema de la reasignación, pero tratando de encajar socialmente como mujer, se encontró atrapada en la cárcel que supone el cuerpo social-sexual de la nación cubana.

“Y ella –acotó- construyó esa mujer anhelada a partir de los roles tradicionales que tan infelices hacen a las mujeres”.

En el encuentro se reconoció, además, el trabajo del historiador y antropólogo Julio César González Pagés, asesor del largometraje en temas de género.

“Con la película creció el liderazgo de un grupo de artistas –la propia Marilyn, Luis Alberto, Laura e Isabel Santos, etc.- que ahora forman parte de la Campaña ÚNETE, y han sumado a nuevas voces”, argumentó González Pagés.


El fundador de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades también reveló que el audiovisual los expuso “a muchas agresiones y eso demuestra la vigencia del tema y que todavía hay mucha homofobia”.

Marilyn Solaya, Julio César González Pagés y Carlos de la Huerta (productor).

La profesora española Isabel Furio, por su parte, identificó en el filme un cuestionamiento la sociedad machista, “donde una mujer para realizarse pasa por procesos de violencia social, familiar, de pareja, entre otras. Ella representa como más allá de la identidad, si aspiras a ser mujer, siempre te arriesgas a ser violentada”.

“Y otro mensaje –agrega- es el de la esperanza, cuando ella (Ros Elena) decide que por encima del amor está su vida, sus sueños. Esa es una demanda feminista: lo primero eres tú, y después está todo lo demás”, subrayó.

A juicio de Myrta Kaulard, coordinadora residente del SNU en Cuba, el filme refleja “una historia sobre el deseo de libertad y la violencia”.

Kaulard entregó a Solaya el primero de los reconocimientos, que durante 2015 se concederá todos los meses a instituciones, organizaciones, redes, personalidades nacionales u otras iniciativas que promueven la igualdad entre todas las personas y la no violencia por razones de género.

En esta ocasión se agradeció el apoyo del artista de la plástica Juan Carlos García, integrante de la Red de Artistas Únete, quien donó la obra obsequiada a Marilyn Solaya.

Vestido de Novia fue galardonada con el Premio del Público en la edición 36 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de 2014 y en el presente año ha ganado otras dos distinciones de la popularidad en el Festival Iberoamericano de Málaga (España) y el Torino Gay and Lesbian Film Festival (Italia).

El venidero 18 de julio la cinta competirá en los Premios Platino, donde ha sido nominada como Mejor Opera Prima Iberoamericana y la protagonista, Laura De la Uz, pugna por el reconocimiento a la Mejor Actriz. La ceremonia se efectuará en Marbella, España.