jueves, 26 de noviembre de 2015

Machismo a la Cubana II: Rompiendo barreras


Daily Sánchez Lemus, periodista deportiva en la Mesa Redonda.

Por: Jesús Muñoz Machín y Sara Más Farías

En las redacciones de radio, televisión y prensa escrita cada vez son más las mujeres que se desempeñan como periodistas deportivas, un ámbito que ha sido tradicionalmente muy masculino. Ellas redactan, entrevistan, realizan reportajes y conducen espacios con profesionalidad, aunque aún no se les ve como narradoras deportivas.

Uno de los espacios que acoge mayor número de mujeres dedicadas a la comunicación deportiva es el Canal Tele Rebelde, bautizado desde hace dos años y medio como el «Canal de los Deportes en Cuba».

Según Daily Sánchez Lemus, subdirectora de Tele Rebelde, que haya más mujeres dedicadas al periodismo deportivo no es fruto de la casualidad, sino de los avances en temas de igualdad. «Es consecuencia del camino que abrieron mujeres como Julita Osendi, a quienes sí les tocó vivir el momento más difícil y los frenos machistas más fuertes», asegura.

Para la joven comunicadora, el reto de las actuales es llegar a narrar certámenes atléticos. «En la actualidad –comenta– ya hacemos reportajes, secciones en noticieros estelares y revistas informativas, conducimos programas… Las muchachas se están superando y ahora cursan el posgrado de narración y comentario deportivo para luego insertarse en las trasmisiones.

«Será algo paulatino porque, en la cultura machista que tenemos incorporada, los patrones de la narración son masculinos», acota.

Daily explica que si un hombre narra por primera vez quizás el público deba adaptarse a su timbre de voz, porque no esté acostumbrado a escucharlo. Sin embargo, con la primera mujer que lo haga aflorarían, además, suspicacias sexistas.

«Ella estaría sometida a una doble presión. La pondrían en tela de juicio por las cuestiones técnicas, la preparación, pero también por ser mujer en un espacio donde no hay antecedentes», afirma.

Y pese a que todas miran con buenos ojos la inclusión de más mujeres en el periodismo deportivo y su creciente desarrollo, advierten frenos asociados a un acceso desigual a las oportunidades profesionales.

«Todavía hay mucho recelo y cuidado a la hora de darnos deportes de peso», alerta Karlienys Calzadilla Padilla, quien ingresó a Tele Rebelde en septiembre de 2013, pocos meses después de su inauguración.

Ella reconoce que «el contexto favorece la inclusión de las mujeres porque ya no hay una pequeña redacción, sino un canal con una amplia programación.

«Pero en ocasiones –puntualiza– percibo que tenemos más oportunidades porque hacemos falta. Algunos narradores comentaristas no quieren cubrir los espacios de la mañana, no madrugan y mayormente los asumimos nosotras.

«Pagan menos por realizar secciones de revistas y noticieros que por las narraciones. Nosotras quedamos entonces en los segmentos deportivos y ellos protagonizan las trasmisiones», precisa.

Sánchez, sin embargo, distingue más rezagos machistas en las familias. «Todavía hay esposos celosos que cuestionan por qué llegas tarde, por qué no estás los fines de semana o simplemente oponen resistencia porque la mayoría de los colegas son hombres», revela.

«El periodismo no tiene horarios y en el ámbito deportivo siempre son más los hombres que las mujeres, pero eso no tendría por qué ocasionar conflictos familiares y de pareja», sostiene.

Más centrada en la socialización diferenciada, la periodista Niurka Talancón Villafranca dice sentirse afortunada, aunque con cierta desventaja. «Hemos llegado a donde muchas no han podido y mucho más rápido y con menos trabas, pero con ausencia de algunos conocimientos.

«Estamos en desventaja con los hombres en el tema de cómo nos llega la información sobre deportes. A los varones los incentivan desde pequeños a ver competencias y sentarse al lado del padre, el tío o el hermano a ver la pelota, el boxeo… Las mujeres, en mayoría, descubrimos ese mundo mucho más tarde», reflexiona.

La situación plantea un reto grande para las mujeres. «Lo que ellos conocen a los10 años, nosotras lo incorporamos después. Son muchos los vacíos que debemos llenar y eso requiere preparación adicional, más allá de las cuestiones técnicas o de estilo periodístico».

Además, repercute en la creencia de que los deportes no son para mujeres. «Quizás por ello un hombre pueda pasar toda la vida con conocimientos básicos y tener una carrera de 30 años como periodista o comentarista, pero nosotras tenemos que demostrar día a día, con más cuestionamientos», expone Talancón.

No obstante, Daily Sánchez Lemus considera que esas deudas quedarán saldadas con trabajo y rigor de las muchachas.

«Ellas se están imponiendo porque ahora las que salen de la facultad están mejor preparadas, encuentran soluciones más rápidas y efectivas a los problemas que tenemos desde el punto de vista informativo. Trabajan mucho con las nuevas tecnologías, aspecto que no dominan del todo generaciones anteriores», concluye.

Continuará... 

Publicado en revista Mujeres

Trabajos anteriores:
Machismo a la cubana I