lunes, 20 de febrero de 2017

Escritoras denuncian la violencia de género desde la literatura


En el volumen aparecen cuentos y fragmentos de novelas de generaciones diversas, con estilos y temas propios.
Lirians Gordillo Piña


Un grupo de narradoras cubanas llaman la atención sobre la violencia machista desde sus relatos en la antología Sombras nada más. 36 escritoras cubanas contra la violencia hacia la mujer, presentada el pasado 11 de febrero en la XVI Feria del Libro de La Habana. "En nuestro país el tema de la violencia contra la mujer es aún tabú, y pensarlo como un tema de discusión pública todavía parece una utopía demasiado irreal", destacó la ensayista Zaida Capote Cruz durante la presentación del volumen.

Para la crítica literaria esta iniciativa representa una muestra de solidaridad y un "gesto colectivo contra la violencia instaurada como práctica cotidiana".

La antología es fruto de la idea original de la escritora y poeta Marilyn Bobes y contó con la selección de la narradora Laidi Fernández de Juan.

El volumen reúne autoras de diversas generaciones y estilos, quienes presentan un mosaico de temas y puntos de vista sobre la violencia patriarcal en el país.

Una de las autoras, la escritora Carla Suárez, llamó a sacar la violencia de la "normalidad" al intervenir en la presentación.

"Para mí es muy importante participar en esta antología. Hay muchos debates en el mundo sobre este problema que se ha vuelto 'normal' por cotidiano y de esa 'normalidad' tenemos que sacarlo", declaró Suárez a SEMlac.

Entre la diversidad de temáticas y estilos, aparecen como constantes el compromiso social de las autoras y la referencia a la realidad como fuente de experiencias e historias que luego vuelcan en la ficción.

"Yo me baso mucho en la realidad, en historias que conozco y experiencias que he tenido como mujer", declaró Lourdes de Armas, otra de las autoras.

De Armas opina que los cuentos y fragmentos de novelas reunidos hacen "un llamado a la sociedad para que atienda la violencia de género" desde lo social y lo jurídico.

"Quien lea estas historias no encontrará un programa político, un estudio psicológico o un manifiesto, aunque en conjunto la obra tribute con creces a esos fines", opina la periodista Helen Hernández en la contraportada del libro.

 Sombras nada más se suma al esfuerzo de intelectuales y artistas cubanas que han denunciado con anterioridad la violencia de género.

Durante su presentación, Capote Cruz recordó la acción virtual de Tod@scontralaviolencia, una convocatoria que circuló en 2014 por internet y que abogaba por la aprobación de una ley que sancione la violencia machista en Cuba.

En aquella ocasión también se reunieron un grupo de intelectuales, escritoras, artistas y académicas, pero la respuesta de las instituciones cubanas no fue favorable a sus demandas.

Capote Cruz apuesta por insistir, pese a las dificultades y resistencias que aún genera la lucha contra la violencia hacia las mujeres en el país.

"Y no por eso debemos aceptar que la agresión de cualquier tipo es una práctica individual, basada en la subjetividad de las personas, sin entender que la violencia contra la mujer es una práctica social diseminada en todos los espacios de nuestras vidas, con profundas raíces estructurales, y perceptible en muchos espacios, además del privado", resaltó

Tomado de: http://redsemlac-cuba.net/sociedad-cultura/escritoras-denuncian-la-violencia-de-g%C3%A9nero-desde-la-literatura.html