miércoles, 11 de julio de 2012

Ajedrez cubano camino a Estambul (II)

Lisandra Ordaz y Oleyni Linares en la pasada olimpiada.

Por Jesús E. Muñoz Machín 

Como anunciábamos en la primera parte de este trabajo hace unos días se dieron a conocer los equipos cubanos que intervendrán en la Olimpiada Mundial de Ajedrez, prevista para efectuarse en Estambul, Turquía, del 27 de agosto al 10 de septiembre próximos. Cinco trebejistas conforman las nóminas en cada sexo. En esta ocasión nos referiremos a las mujeres.

La escuadra criolla está encabezada por la Gran Maestra (GM) Oleyni Linares (2355), a quien acompañarán sus homologas Sulennis Piña (2345), Lisandra Ordaz (2344), Maritza Arribas (2326) y la MI Lisandra Llaudy (2264).

Las cuatro primeras tienen experiencia en anteriores citas y formaron parte el conjunto que alcanzó el histórico cuarto lugar en la localidad rusa de Khaty-Mansiysk, sede de la pasada versión. Solo Llaudy se estrena en este tipo de eventos.

A todas luces, el quinteto comandado por el GM Walter Arencibia parece bastante sólido, sin embargo, se ve disminuido en comparación con el plantel presentado hace dos años. Considero que e la única medallista de oro del ajedrez cubano en justas olímpicas, la GM Yaniet Marrero (2323), debía figurar en la nómina.

No parece que Yaniet tenga algún problema que le impida competir en tierras turcas. Posee un rating Elo acorde a su calidad y superior en más de ¡53! puntos al de Llaudy. Lo mismo sucede con Yerisbel Miranda (2317), una joven en pleno ascenso.

La comisión nacional del juego ciencia en la Isla decidió premiar a Llaudy por haberse proclamado campeona del país. Habían manifestado desde inicios del año: la titular del patio garantiza su plaza para Estambul y, como debe ser, cumplieron con la palabra empeñada.

Sin duda, es válido que el torneo nacional brinde la clasificación de forma directa a la lid –así lo hacen casi todas las naciones-. Esto aumenta la competitividad en los clásicos domésticos, lo que a su vez contribuye al desarrollo de jóvenes figuras y al mayor disfrute de los seguidores del juego ciencia. No obstante, pudiera pensarse en otra fecha para el campeonato nacional, en la mayoría de los casos disputado en los meses de enero y febrero. Actualmente se efectúa mucho antes que los principales eventos internacionales.

De cualquier manera, resulta halagüeño que la conformación de un equipo de cinco trebejistas se haya convertido en un agradable dolor de cabeza, debido al aumento del nivel competitivo de nuestras muchachas. Ya son seis las que superan los 2300 puntos Elo, algo impensado hace cuatro o cinco años, cuando solo eran una o dos.

De la preparación para la olimpiada apenas tengo información. Supe que en las semanas previas al Capablanca se concentró en La Habana una parte de la preselección nacional. También leí por estos días que Lisandra Ordaz se prepara en Pinar del Río con el Maestro Nacional (MN) Orlando Otaño.

Tengo confianza en nuestras mujeres. A pesar de la escasez de competencias de rigor tienen calidad para permanecer en la élite. No creo que el cuarto lugar de la pasada edición haya sido cuestión de suerte.