miércoles, 9 de noviembre de 2016

Obra teatral refleja la prostitución masculina gay en Cuba


BaqueStritBoys se estrenó el pasado 21 de octubre, función tras la cual fue retirada de la programación de la sala El Ciervo Encantado. Foto: Archivo IPS-Cuba.
BaqueStritBoys, dirigida por José Ramón Hernández, devela una zona oscura de la sociedad cubana.

La Habana- En un espacio alejado de los principales circuitos teatrales, el grupo Osikán Plataforma Escénica Experimental presentó la obra BaqueStritBoys, que aborda el polémico tema de la prostitución masculina homosexual en Cuba.

Tres actores encarnan la vida de jóvenes que comercian con su cuerpo en diversos espacios de la capital cubana, sobre todo en los alrededores del Casco Histórico de la ciudad y el municipio Centro Habana.

“La obra no parte de un texto previo, sino de una investigación a la que dedicamos tres años de riguroso trabajo de campo para conocer a profundidad la prostitución masculina homosexual”, dijo a la Redacción IPS Cuba José Ramón Hernández, director de la puesta.

“Después tuvimos un proceso de seis meses para realizar la traducción escénica de la información más relevante y seleccionar los dispositivos que operan en el espectáculo”, agregó luego de concluida la puesta en escena del 4 de noviembre, en el Cine Ideal, en Habana Vieja.

BaqueStritBoys formó parte de la quinta edición de los Espacios Ibsen-Jornadas de Teatro cubano-noruego, organizados por la Real Embajada de Noruega y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, entre el 1 y el 6 de noviembre.

Experiencias cotidianas 

 Hernández, de 28 años, explicó que para llevar adelante su idea trabajó “con un amplio grupo, integrado por prostitutos, transformistas, especialistas en Género, Sexología, Psicología y Derecho, quienes aportaron en cada uno de sus roles durante los procesos de investigación y creación”.

Remarcó que la diversidad del equipo se debe al interés de incluir a “expertos de vida, término creado para nombrar a personas de la vida cotidiana con algún tipo de especialización o conocimiento de los temas abordados”.

Ese es el caso de Rufino Nápoles, abogado devenido actor, quien ha colaborado con Osikán en dos puestas anteriores.

Para el jurista, “la investigación fue muy densa y compleja, porque además de la revisión de los aspectos legales, incluyó mucho trabajo de campo”.

Durante su intervención en la obra, Nápoles manifestó que en su carrera ha asumido “la defensa de varios casos vinculados a la prostitución masculina”.

Afirmó también que, “en Cuba, la prostitución masculina no está penalizada y solo son objeto de sanciones penales los sujetos activos de lo que se define como proxenetismo y trata de personas, o sea, individuos que inducen a otros o promueven el comercio carnal”.

De igual modo, detalló algunas medidas “predelictivas” y “accesorias” que se toman contra los trabajadores sexuales, entre ellas “la prohibición de frecuentar determinados sitios y el destierro”.

A su juicio, los procedimientos actuales “se tornan obsoletos, por lo que se hace urgente actualizar las leyes cubanas y atemperarlas a la realidad actual”.  

Osikán apuesta por presentar sus obras en espacios no tradicionales, tales como el sótano del edificio Focsa (popular edificación habanera) y el Cine Ideal (rescatado tras años de utilización como basurero). Foto: Archivo IPS-Cuba
Trilogía

BaqueStritBoys forma parte de la Trilogía de la ausencia, cuyas entregas anteriores fueron Aleja tus hijos del alcohol, un karaoke escénico (2014) y Family Trash, Coreografía de la ausencia (2015).

“En las tres obras hemos intentado explorar los límites entre realidad y ficción en el teatro documental cubano”, afirmó Hernández.

Asimismo, resaltó que Osikán apuesta por “la búsqueda de espacios imposibles en los que pudiera habitar la teatralidad”.

“El Cine Ideal (sede de las funciones los días 4 y 5 de noviembre) tiene una historia cercana al tema, al ser una edificación hasta cierto punto prostituida, que primero fue un sitio religioso, después un cine y luego un basurero, transformado en nuestra sede por casi un año”, precisó.

Además de la puesta en escena, Hernández prevé hacer “una publicación impresa que contenga las 150 entrevistas realizadas durante la investigación y una relatoría del proceso”.

Otros proyectos venideros incluyen la participación de Osikán Plataforma Experimental Escénica en el Festival de Teatro de Heidelberg, en Alemania, a efectuarse en febrero de 2017, así como la realización de un circuito en Cuba con la trilogía completa. (2016)

De interés… 

Testimonios en BaqueStritBoys 
  • “Es una manera fácil de hacer dinero, porque se me da fácil conectar con clientes”.
  • “No me gustaría que mis padres y amigos lo supieran, es algo muy personal”.
  • “Yo no concibo que para tener relaciones con alguien que me guste tenga que pagar, pero cómo siento el deseo, lo termino haciendo”.
  • “No siempre se logra el placer y muchas veces he llegado a pensar que no valió la pena pagar por sexo”.
  • “No es lo que quiero, entré a esto porque mi hermano me trajo. Es como una experiencia más, y cuando pase el tiempo quiero quitarme (irme) de esto”.
  • “No quiero trabajar con el Estado, porque para ganarme 15 ó 20 dólares mensuales, lo hago en dos o tres días o en una noche”.
  • “Aunque tuviera de todo, siempre ejercería la prostitución, porque me gusta”.
  • “Después de tantas experiencias, creo que si tuviera otra opción más segura, más tranquila, definitivamente no lo haría”.

Otras investigaciones sobre prostitución masculina

En Cuba son escasas las investigaciones sobre prostitución masculina. Entre ellas destacan el libro electrónico Pingueros en La Habana (2014), del historiador y antropólogo Julio César González Pagés, que recoge 120 entrevistas a trabajadores sexuales entre 18 y 28 años

El texto refleja las historias de jóvenes abusados sexualmente a edades tempranas, vulnerabilidades económicas, deserción escolar y otras aristas relacionadas con la prostitución masculina. Algunos fragmentos pueden ser consultados en http://jcgonzalezpages.blogspot.com/.

Al tema también se acerca el antropólogo Avelino Couceiro, autor del texto Los pingueros y sus clientes, incluido en el libro Hacia una Antropología Urbana cubana: comunidades metropolitanas (2000). La investigación analiza el complejo escenario en el que ha proliferado la prostitución masculina a partir de los años 90 del siglo XX.



Tomado de: http://www.ipscuba.net/genero/obra-teatral-refleja-la-prostitucion-masculina-gay-en-cuba/