sábado, 10 de diciembre de 2016

Lucha contra la violencia en Cuba une investigación y trabajo comunitario


Enmanuel George, de RIAM, destacó la importancia de mantener siempre estrechos vínculos entre la academia y el activismo. Foto: IPS-Cuba.


Ejemplos de ello son una maestría en desarrollo social, el no gubernamental Centro Oscar Arnulfo Romero y la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades.

La Habana- La importancia de vincular las investigaciones sobre la violencia de género con el trabajo comunitario, centró una sesión científica celebrada en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso-Cuba), como parte de la Jornada Nacional por la No violencia hacia las Mujeres y las Niñas 2016.

Flacso tiene una historia y tradición en la incorporación de los temas de género, pero en los últimos años introdujo con más énfasis estudios sobre la violencia hacia las mujeres, indicó la profesora e investigadora María del Carmen Zabala, de esta facultad, en la actividad realizada el 5 de diciembre.
“Nos pareció oportuno presentar la importancia, los fundamentos teóricos y, en cierta medida, los resultados de los estudios al respecto”, apuntó.

Resaltó que su facultad “incorpora la investigación con el activismo social, el trabajo comunitario y en redes, la comunicación y, ¿por qué no?, la incidencia política que puedan tener los resultados en el mediano plazo”.

Tania Caram, también de Flacso, informó que cada año crece el número de tesis de maestría que tienen un enfoque o análisis de género. Y en la edición en curso varias tesis se centran en la violencia de género, “aunque todavía no es suficiente y existen detractores de la investigación teórica al respecto”, destacó.

Instó “a socializar las investigaciones de nuestros maestrantes”, porque de esa manera sensibilizan “sobre la necesidad de un cambio cultural y forman normas de comportamientos hacia modelos no sexistas”.

Acciones integradas como las que ha llevado adelante la campaña Eres más, del no gubernamental Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), que coordina la Jornada Nacional por la No Violencia hacia las Mujeres y las Niñas, es lo que demanda la sociedad cubana, enfatizó Caram.

“Para acabar con la violencia de género se necesitan compromisos y estrategias donde intervengan todos los sectores para cambiar creencias y actitudes”, propuso.

Zulema Hidalgo, de OAR, destacó la importancia de que la maestría de desarrollo social aborde estos temas. “Para realizar el trabajo en las comunidades se requiere una base teórica”, continuó.

La ausencia en el país de un ministerio que coordine leyes, propuestas y estrategias para la atención integral a la violencia de género motivó su tesis de maestría, que pretende sistematizar las acciones desplegadas por los Talleres de Transformación Integral del Barrio en los seis consejos populares del municipio de Marianao, en La Habana.

Para Enmanuel George, de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM), la labor contra la violencia tiene una gran fortaleza en “el hecho de que no se queda a nivel de resultados académicos e investigaciones, ni consiste solo en trabajo comunitario que da pasos ciegos sin una fundamentación científica”.

Davis Llanes, también de la RIAM, abundó sobre la sinergia entre academia y activismo.

“Toda la labor que ha desarrollado la RIAM se inició en la academia para vincularse luego al activismo social”, pues “de nada vale tener una gran producción científica y no sea utilizada en la acción social”.

Sobre la trata de personas como una manifestación de violencia de género habló la maestrante Damila Echavarría, quien explicó que este flagelo perjudica con mayor frecuencia a mujeres con fines de explotación sexual, matrimonios forzosos y servidumbre doméstica, mientras que para los hombres se concentra en la explotación laboral.

Estas prácticas, enfatizó, implican para las mujeres enfermedades de transmisión sexual, embarazos como resultado de violaciones o de la prostitución, abuso de sustancias o adicciones, desnutrición, enfermedades como tuberculosis y diabetes y traumas psicológicos.

Por su parte, la profesora de Flacso Mirta Muñoz anunció que en la próxima edición de la maestría se continuará incentivando las investigaciones relacionadas con las brechas de equidad, las desigualdades y las políticas de equidad. (2016)

Tomado de: www.ipscuba.net/genero/lucha-contra-la-violencia-en-cuba-une-investigacion-y-trabajo-comunitario/